Inicio 9 Nuestros viajes 9 Recorriendo Urfa, ¡qué ciudad! – Un gran viaje por la Ruta de la seda

Recorriendo Urfa, ¡qué ciudad! – Un gran viaje por la Ruta de la seda

por | May 7, 2005 | Nuestros viajes, Ruta de la seda, Turquía | 1 Comentario

Y que gente. Y que amabilidad. Y que tranquilidad. Debe ser que es kurda, en su gran mayoría, y se siente uno aquí como en su casa… La mínima curiosidad por algo (una peluquería, un horno de pan, una pastelería, una pequeña puerta) se ve siempre respondida por una cordial y amistosa bienvenida, una invitación al mutuo conocimiento, al mutuo descubrimiento. Supongo que el hecho de que hablo turco ayuda, y mucho, a entablar conversaciones, a que estas devengan algo mas que simples gestos o desentendidos (según escribo esto parece que hablo turco fluido y que me entero de todo, pero nada mas lejos de la realidad). El resultado es siempre el mismo: amabilidad, amistad (ya me han dado 4 teléfonos móviles en 3 días, para que les llame por si pasa o quiero cualquier cosa) y diversión. Porque a nosotros nos sorprende su cultura, pero estoy seguro que igual que a ellos la nuestra. Imagínate tú eres un panadero y un guiri se interesa por tu trabajo… debe parecer extraño y a la vez halagador. Pues bien, así me siento yo también.

Urfa es una ciudad de tamaño medio, que tiene un centro histórico muy bonito, con mezquitas (la verdad es que sin ningún interés por dentro) que le dan a la ciudad un aire muy digno e histórico. Aquí, para vuestra información, se encuentra la cueva en la cual se cree Abraham nació y se cobijó durante 10 años para no ser asesinado. Como el Islam le reconoce como un profeta es un lugar de peregrinación y se ven cientos de turistas, todos turcos, que vienen a rezar a dicho lugar (y ver la ciudad). Turistas europeos he visto, contados, el primer día 2 (en mi hotel), el segundo 5 (en la excursión que hice a Nemrut Dagi) y el tercero, hoy, 4, lo cual podéis imaginaros que hace sentirse alguien especial, en una ciudad lejos del turismo (algo que, sinceramente, no entiendo ya que es de las ciudades más interesantes y agradables que he visto en Turquía).

[lightbox link=»https://www.ungranviaje.org/wp-content/uploads/turquia-jugadores-han.jpg» thumb=»https://www.ungranviaje.org/wp-content/uploads/turquia-jugadores-han-620×429.jpg» width=»620″ align=»center» title=»Dos hombres kurdos se enfrentan en el bello Gumruk Hani. Los niños aprenden desde jóvenes.» frame=»true» icon=»image» caption=»Dos hombres kurdos se enfrentan en el bello Gumruk Hani. Los niños aprenden desde jóvenes.»]

Tiene mucho verde, un par de lagos rodeados por un pequeño bosque y dos mezquitas, alrededor de las cuales las familias salen a pasear por las tardes, haciendo de esta zona un sitio de esparcimiento y divertimento familiar muy interesante de observar. La gente se pasea, toma té en los cafés, fuman (apenas fuman narguiles aquí, para mi sorpresa pues es una ciudad muy árabe) y comen frutos secos. Aquí fuman como cosacos, sobre todo tabaco liado ya que hay producción local. Hoy me han dado a fumar uno, un tío muy simpático, y a la segunda calada lo he tenido que dejar por lo fuerte que estaba, me ha dado un mareo y casi hasta nauseas… ese más que light era heavy

Como todas las ciudades turcas que se precien tiene un mercado cubierto. Pero este es muy especial: tiene un algo árabe, siendo más caótico y, a la vez, reposado que el resto de los de Turquía. Por sus laberínticos pasillos se llegan a bellos jardines interiores refrescantes, en los que la gente descansa a la sombra de árboles. Son como pequeños pulmones dentro de los bazares que permiten tomar el aire antes de adentrarse nuevamente en los oscuros y sombríos pasillos llenos de telas, alfombras, ropa, zapatos, herramientas o cualquier cosa que se precie de ser vendida, agrupados por zonas siempre.

[lightbox link=»https://www.ungranviaje.org/wp-content/uploads/pablo-S1-0010.jpg» thumb=»https://www.ungranviaje.org/wp-content/uploads/pablo-S1-0010.jpg» width=»560″ align=»center» title=»Detalle del dominó» frame=»true» icon=»image» caption=»Detalle del dominó»]

La joya dentro del bazar es el Gumruk Hani, un antiguo caravanserai del SXVI en el cual decenas de hombres (of course, esto es un país musulmán) se reúnen en torno a pequeñas mesas a jugar a las cartas y fichas. Algunos los conocemos bien, como son el ajedrez, domino o backgamon. Otros, la verdad, no sé muy bien como se juegan, como uno que se llama el okey. Prometo intentar enterarme, ya que lo practican con veneración y adicción. El han es una pequeña plaza con dos pisos de pequeños negocios: los del primer piso son cafeterías y relojerías, los del segundo pequeños talleres de confección, sobre todo de pantalones. Es sorprendente la cantidad de niños que trabajan, niños de 12-14 anos como aprendices de confección, sobre todo. Supongo que las manos pequeñas son apreciadas en ese oficio. Hoy de hecho me he hecho recortar dos camisas (las mangas y parte de atrás unos centímetros) y lo ha hecho casi todo un niño. El remate final, profesional, lo ha hecho el jefe, que la verdad, la ha dejado mejor que nueva (ya se sabe que los turcos le dan bien a esto de la confección) pero te dejan pensando en cómo a veces cuando viajamos favorecemos el trabajo infantil

Una de las mejores cosas de aquí son los baklavas, esos postres árabes, de nueces, almendras, avellanas o sobretodo, pistachos, de producción local, que son simplemente los mejores que he probado en Turquía. Antes de ayer mi cena consistió en un surtidito de 7 backlavas, helado y agua, para intentar digerir tal festín. Y ya. Ya sabéis lo que disfruto con los postres, con lo que eso fue un festín inolvidable. Estoy pensando en repetir hoy o no sé si inclinarme por un döner kebab de carne o pollo, aunque ya ando un poco quemado de tanta carne (y la que queda por venir).

[lightbox link=»https://www.ungranviaje.org/wp-content/uploads/turquia-ninos-jugando.jpg» thumb=»https://www.ungranviaje.org/wp-content/uploads/turquia-ninos-jugando-620×421.jpg» width=»620″ align=»center» title=»A cualquier hora del día se ven niños jugando en la calle. ¿y el colegio?» frame=»true» icon=»image» caption=»A cualquier hora del día se ven niños jugando en la calle. ¿y el colegio?»]

Otra cosa que me ha llamado la atención es ver a gente con platos metálicos por la calle, en los cuales llevaban tomates, pimientos o berenjenas. Fijándome con un poco de atención, ojo avizor, he visto que son platos que recogen de hornos de pan, donde los llevan crudos para que se los guisen. Normal. La gente no tiene horno en sus casas y las panaderías dan este servicio. También he visto pollo y bulgur (granos de trigo hervidos, luego secados y finalmente rotos en trocitos) hechos con el mismo método. Incluso hay gente que lleva sus masas de pan para que se las hagan (cosa que ya había visto en otros países, léase Marruecos).

Y bueno, pues ya veis que he disfrutado mucho esta ciudad. Mañana domingo me quedo como hasta medio día y saldré hacia Diyarbakkir, la capital no declarada ni autorizada del Kurdistán turco. ¡A ver si encuentro el momento para escribir más!

(Escrito en Urfa, el 7 de mayo de 2005)

Pablo Strubell

Editor de La editorial viajera, escritor y guía de viajes. Cuenta con dos grandes viajes a sus espaldas: Ruta de la Seda (8 meses, en 2005) y África de cabo a rabo (12 meses, en 2010-11). En sus pocos ratos libres escribe para este blog así como para Leer y viajar. Por si fuera poco, organiza las Jornadas de los grandes viajes. Y entre una cosa y otra, intenta viajar.

Facebook Twitter   

Compartir este post en redes sociales

 

1 Comentario

  1. Lluis

    Me encantan estos artículos, son frescos, espontaneos, narran lo que uno siente y vive cuando viaja.
    Me encantó Urfa, más kurda y árabe que turca. Su bazar es auténtico y sus gentes encantadoras. Aun recuerdo el delicioso kebab de berenjenas que me comí, delicioso!

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. La Ruta de la seda: resumen de viaje - Un gran viaje - […] Estoy vivo (y en Estambul) May 04/05 – Caminatas en Capadocia May 06/05 – Nemrut Dagi May 07/05 –…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Sueñas con hacer un gran viaje?

¡Hola! Somos Itziar Marcotegui y Pablo Strubell, autores de esta web.

Amantes de los viajes como tú, en dos ocasiones lo hemos dejado todo para viajar sin fecha de vuelta: Pablo recorrió la Ruta de la Seda durante 8 meses y juntos recorrimos durante un año África de cabo a rabo.

¿Ya conoces nuestro libro?

Portada del libro Cómo preparar un gran viaje de itziar Marcotegui y Pablo Strubell

Nuestro libro Cómo preparar un gran viaje te ayudará en los preparativos y desarrollo de tu sueño. Resolverá tus dudas sobre visados, dinero, salud, seguridad, trabajo… y muchas cuestiones más. Disponible en papel y e-book y, con cada compra, nos ayudas a seguir viajando y mantener vivo este proyecto.


Últimas entradas en el blog

Nuestros viajes

¡No te pierdas nuestra newsletter!


Entradas relacionadas