Inicio 9 Nuestros viajes 9 Categoría: Ruta de la seda ( Page )
Tibet, parte 2

Tibet, parte 2

Seguimos flipando con las montañas: nuevamente enormes, bellas y majestuosas. Aunque desde el altiplano todo parece más pequeño, estamos rodeados de cinco miles y seis miles, con roca y nieve, y glaciares que poco menos que tocamos. En el pie de estas moles estamos...

Leer más

Tibet, parte 1

Tibet, parte 1

¡TIBET! Qué lejos sonaba eso cuando yo leía mis Tintines, "Tintín en el Tibet", y veía a los monjes en sus túnicas carmesí, los yaks pastando entre la nieve, las extrañas indumentarias de la gente e incluso al Yeti, el misterioso y mítico animal. Pues bien, ahí que...

Leer más

En busca de los budistas

En busca de los budistas

Acabadas las gestiones y tras un par de días, salimos zumbando hacia Tongren, a solo 100 kilómetros de Xining, pero a 5 horas de autobús. Una media de 20 kilómetros por hora, que no está mal. Aún no sabemos cómo lo consiguió hacer tan lento... Pero bueno, ¿todo eso...

Leer más

+14 de tren… ¡hasta Xining!

+14 de tren… ¡hasta Xining!

Hartos de China: así estamos. De sus ciudades sin gracia; de su gente maleducada; de su sosería general; de la cultura que no encontramos; de... de muchas cosas. Así que hemos decidido aparcar la ruta de la seda. Si, se acabó el seguir ese trayecto (dejaré el...

Leer más

Una de comidas

Una de comidas

Vale, China: paraíso astronómico, cultura milenaria, delicias y rarezas. Pues sí, sí, todo esto y mucho más en nuestro estómago, pero no os vayáis a pensar que comer en este país es tan fácil como pedir arroz tres delicias y rollitos de primavera. No es fácil...

Leer más

¡Cruzamos el Taklamakan!

¡Cruzamos el Taklamakan!

En China, uno tiene que aprender a relativizar los conceptos de espacio o tiempo. En China, uno se da cuenta que dos puntos cercanos en el mapa no significan nada. En China, nada significa que entre Hotan y Urumqi nos han tocado 20 horas en autobús (y porque...

Leer más

Uygur-Land

Uygur-Land

Kashgar, Yarkand, Hotan... En estas ciudades, no hacemos más que flipar. Porque tienen el blanco y negro junto. El Yin y el Yang, ni más ni menos. Alucinamos por todo: por lo bonitas que pueden ser y por lo horrorosamente modernas y destructivas; por lo tranquilas...

Leer más